Su Santidad El Dalai Lama

Share

Su Santidad El Dalai Lama me descubrió cuando yo tenía como tres años de edad. Desde entonces, ha sido mi inspiración más importante en la vida mundana y la espiritual. Siempre que tengo alguna dificultad en tratar con la vida diaria, sea esta espiritual o mundana, no necesito nada excepto acordarme de él y sus actividades de aspiración. No soy el único que lo dice y siente así, todo el mundo dice lo mismo de Su Santidad. Uno de mis amigos que trabaja para la oficina de Su Santidad me dijo en una ocasión que si hay que aclarar cualquier problema, especialmente algo que es imposible de aclarar, lo único que hay que hacer es ir y ver a Su Santidad en su oficina y se va a dar una solución en uno o dos minutos. Estoy seguro que ellos pueden creer que es la gran bendición de Su Santidad lo que ayudó a resolver todos los asuntos imposibles, porque ellos están en contacto físico con él. Para la gente como yo que no tenemos las oportunidades de ver a Su Santidad muy seguido, si nos podemos acordar de él, todos los trabajos aparentemente imposibles se aclaran pensando en él. Pienso que se supone así deba de ser con todos los gurús iluminados si uno tiene devoción y entendimiento firmes y puros de toda la relación gurú-discípulo.

Aunque no me acuerdo bien del primer encuentro con Su Santidad, porque yo tenía tres años de edad, todavía me puedo acordar del momento que fui a que me cortara el cabello en su residencia, como parte de una serie de ritos tradicionales. Estaba hablando con él y pasando un rato relajado y agradable. No me acuerdo exactamente de los temas sobre los que estábamos hablando, lo único de lo que me puedo acordar es que me hizo muchas preguntas y yo le contesté tranquilamente. Después me dijeron que Su Santidad estaba muy sorprendido que yo estuviera tan tranquilo frente a él, porque no muchos bebés reencarnaciones eran capaces de estar relajados con él, muchos estaban asustados y la mayoría acababa llorando. Esto realmente de dió un gran sentimiento de logro que tanto mi linaje como yo, tenemos una conexión espiritual directa y de devoción con Su Santidad, no solamente en ésta y en vidas previas pero también en vidas por venir. Desde entonces hasta ahora, me he alimentado de la presencia de Su Santidad en términos de crecimiento y confianza espiritual. Por supuesto, va sin decirse, que todos los tibetanos hemos sido nutridos igualmente por él.

Una vez estaba yo en la oficina de renovación de licencias de manejo, los funcionarios no me querían ver porque yo estaba vestido en nuestros vestidos tradicionales. Antes de decir nada me preguntaron, “¿Por qué está vestido con estas vestimentas raras? Por favor, váyase el día de hoy y regrese algún otro día de la semana que entra”. Esto realmente quiso decir “Desaparécete”. Entonces unas damas extranjeras me preguntaron, “¿Es usted el Dalai Lama?” Tal vez su inglés no era muy bueno y quisieron preguntar “¿Es usted seguidor del Dalai Lama?” Y yo les contesté “Sí, soy un seguidor del Dalai Lama”. Empezamos a platicar en la sala de espera, principalmente sobre Su Santidad. De repente, un funcionario del mismo grupo que me había dado algunos problemas hacía un momento se acercó y me dijo muy cortésmente, “¿Qué puedo hacer por usted?” Y en un segundo renovó mi licencia. Este es uno de los ejemplos frescos que les puedo compartir. El incidente también nos habla qué débiles son los budistas y especialmente los budistas tibetanos, porque cuando otros ven a alguien en hábito, naturalmente surge el sentido de provocar dificultades, tal vez por lo que recientemente pasó en India con algunos monjes en hábito que todos los demás en hábitos marrón deben sufrir como consecuencia. Sin embargo, somos afortunados que Su Santidad sea nuestro salvador.

Su Santidad está siempre fresco y lleno de energía. Una de las cosas que me sorprenden es que siempre está optimista de todo y especialmente de ayudar a otros, sin importar qué tan difíciles los trabajos que él mismo deba pasar por el bien de los tibetanos y todos los seres sintientes como un gran Bodhisattva. Esto solamente lo hace un gran héroe como él mismo, que es capaz de poner los intereses del universo entero antes de los propios. Para nosotros, si tenemos problemas menores y no tenemos soluciones para deshacernos de ellos, podemos acabar suicidándonos, solo por egoísmo y estar atrapados en ira, orgullo y celos y todas las emociones que nos angustian.

No sé dónde escuché esto, pero me acuerdo que hace como 15 años Su Santidad dijo en público que él había terminado millones de millones de mantras Mani desde que salió de Tíbet y cuando le preguntó a alguien más cuántos habían logrado, nadie le pudo dar una respuesta satisfactoria. Gente como nosotros que tenemos mucho tiempo libre no podemos terminar medio millón y sin embargo Su Santidad que debe cuidar el bienestar de todos los seres sintientes (no nada más orando sino también en el nivel práctico) es capaz de mantener su compromiso con su práctica personal en beneficio de todos los seres. Yo mismo he comprometido 100 millones de mantras Mani, después de eso, 100 millones de mantras de Amitabha, seguidos de 100 millones de mantras de Gurú Rimpoché, pero no lo he logrado, así que me pregunto cuándo me llegará la suerte que me permita terminar todo esto. No quiere decir que Su Santidad tenga 26 o 27 horas en un día. Esto nos dice qué tan divino es él.

Bueno, ya no seguiré ocupando su tiempo, contándoles experiencias inspiradoras sin fin que he recibido de Su Santidad como lluvia de bendiciones porque en primer lugar es muy conocido al rededor del mundo, y en segundo lugar, va a sonar como si egoístamente estuviera usando el nombre de Su Santidad para venderme, lo que definitivamente es el caso de muchos. Una de las cosas más tristes con las que siempre nos cruzamos, incluso en la sociedad tibetana, es que la gente no ve o aprecia las cualidades verdaderas y auténticas de Su Santidad y solamente lo usan para promoverse o por su estatus espiritual, reputación política y su ganancia material. Eso es algo que no soporto. Esa es la razón por la que he estado luchando muchos años dentro de mí mismo si enlistarlo como uno de mis gurús en mi página. Pero hace muy poco cuando refresqué mi página, descubrí que tres de mis gurús vivos (siendo los otros dos mi tío y mi papa) no están enlistados como mis gurús. Esto me hizo sentir muy incómodo. Siento que debo ser justo, así como tengo que vivir de acuerdo a mi reputación como el “Sr. Justo”.

Si quieren saber de Su Santidad, como saben, nada más deben hacer una búsqueda en la red y encontrarán muchísima información sobre sus actividades heroicas.

Share

(C) DPPL-Spanish México 2012

joomla template