La paz es cada paso

Share

1

Acabamos de terminar de manera exitosa, nuestro sexto Pad Yatra en el bello país de Sri Lanka. Como todos ustedes saben, los momentos felices se pasan muy rápido. Ni siquiera esperaba que este Pad Yatra terminara tan rápido. Por tanto, como lo he dicho muchas veces, deberíamos de apreciar cada conexión que hemos hecho y hacer nuestro mejor esfuerzo para disfrutar de la compañía mutua. Después de todo, tendremos que irnos algún día, de una forma u otra.

 

 

En cada Pad Yatra, experimentamos distintos tipos de dificultades o más bien dicho, de retos. Algunas relacionadas al clima, la altura, la comida y muchos otros tipos de situaciones. Algunas tienen que ver con las relaciones con otros, con la naturaleza o hasta con uno mismo. Lo que quiero decir es "por favor ocúpate de ti mismo" por que tú mismo, ya de por sí tienes mucho con qué estar lidiando en cada parte de tu vida. Es un Pad Yatra, debes estar teniendo miles de problemas individuales con los cuales ocuparte, ya sea dentro o fuera de ti mismo. Cuando tu atención no está en ti mismo sino en los otros, entonces estás buscándote problemas. La felicidad así como el sufrimiento están dentro de uno mismo, nadie más que tu mismo te puede hacer sentir feliz, triste, enojado o emocional.

Somos bastante buenos para ser metiches y meternos con los demás. Como resultado de esto, tenemos problemas con la gente, lo cual implica desarmonía en pequeña escala, o en situaciones más serias, nos peleamos unos contra otros. En el peor de los casos, podemos simplemente decidir llevar a cabo una guerra. Cierto nivel de auto control o disciplina es lo que necesitamos, sea para obtener paz individual o armonía colectiva. Una de las causas de esto, yo pienso que es el hablar demasiado, en esto me incluyo. Yo fui un niño muy enojón, ante mis ojos, ningún monje era suficientemente bueno, ningún monasterio tampoco, todo estaba mal. Mi padre siempre me recordaba que tenía que mejorar, cambiar mi actitud y me decía que este tipo de mejoría interna me haría sentirme más feliz y menos enojado porque mi percepción sería más positiva.

Definitivamente vi muchas cosas en el Pad Yatra con las cuales no estaba de acuerdo. Por ejemplo, las monjas usaban demasiada agua y eran adictas a lavarse cada vez que tenían oportunidad; los monjes comían demasiado; los extranjeros hablaban mucho; el grupo 2 de todos nuestros Rimpochés no caminaron jamás en una sola línea y les faltaba cierto tipo de disciplinas. Pero si yo dejo que este tipo de cosas me altere los nervios, entonces hubiera sido un Pad Yatra horrible para mi. Me dije a mí mismo, "Anda, déjalos en paz, si no es demasiado, deja que se diviertan un poco también". De otra forma, pude haber incluso revisado hasta cómo cortaban sus papas, tomates y verduras y cómo cocinaban su comida o cómo armaban sus tiendas de campaña. Todo hubiera sido mi problema. Yo hubiera estado tan ocupado que no hubiera tenido tiempo para hacer más nada. De alguna manera esto sucede porque nos preocupamos mucho por los demás y por tanto nos la pasamos revisándolos. De otra manera, podemos decir que esto solamente es buscarnos nuestro propio dolor de cabeza.

Debido a la amabilidad y la preocupación por los otros, a veces les decimos lo que tienen o no que hacer, a menudo se nos pasa la mano, incluso cuando ni siquiera es nuestro papel el hacerlo. Por tanto, siempre debemos checarnos a nosotros mismos, darnos cuenta si estamos sobre reaccionando tanto que nos estamos convirtiendo en un dolor de cabeza para los otros. Estoy haciendo mi mejor esfuerzo para no convertirme en el dolor de cabeza de los demás. Esta es una práctica que muchos de nosotros tenemos que hacer. "No juzgar. Déjame encargarme de mis propios asuntos."

El encargarnos de nuestros propios asuntos es distinto a ser indiferente o ignorante. Nos ocupamos de lo propio cuando se trata de juzgar a los otros, pero deberíamos ayudar cada vez que nuestra ayuda se necesite. De una forma, todos somos como padres para los otros. Tenemos que ver al niño de reojo cuando empieza a caminar, dejarlo usar plenamente sus propios potenciales sin interferir. Pero cuando se cae, nosotros como padres siempre estamos ahí para apoyarlo. Por ejemplo, no nos ocupamos de lo propio cuando un mono necesitó ayuda. Bajo la roca de Sigiriya, el lugar sagrado de Tara, se me acercó un mono herido mientras yo estaba sentado bajo un árbol. Traía una cadena alrededor de la cintura pero la cadena ya le apretaba de tal manera que le estaba cortando la carne creando infecciones serias con pus y sangre. Esto debe ser resultado de esa gente ignorante que entrena a los monos para actuar y de eso viven. Supongo que el mono sufrió tanto que ya no podía y entonces se escapó. En este caso yo no pude ocuparme de lo mío y no interferir porque el mono estaba indefenso y necesitaba ayuda. Normalmente somos metiches cuando los otros no necesitan de nuestra ayuda, pero cuando sí la necesitan, diríamos, "Lo siento, esto no es de mi incumbencia, no puedo hacer nada para ayudarte". Así es que esta vez, le pedí a Su Eminencia Thuksey Rimpoché que se encargara de esta misión, que buscara al mono herido que huyó cuando todos nosotros tratamos de atraparlo para su propio bien. Su Eminencia hizo un trabajo brillante regresando a diario a Sigiriya durante algunos días hasta que encontró al mono con la ayuda de los miembros del Departamento de Vida Salvaje y la Juventud de Sri Lanka. El pobre mono fue llevado al hospital para diagnóstico y tratamiento. Aparentemente le estaban fallando los riñones, no podía ya controlar vejiga ni esfínteres. Debido a que ya había sufrido durante dos años de mala circulación, el doctor dijo que hubiera muerto pronto si no lo salvamos. Lo tuvieron en el hospital durante dos semanas y Su Eminencia fue a recibirlo cuando lo dieron de alta y lo llevó de regreso a Sigiriya. De hecho, yo me sentí muy orgulloso de poder hacer esto, de poner el ejemplo sobre la apreciación y el salvar vidas cada vez que haya una oportunidad.

El éxito del Pad Yatra de paz de Sri Lanka, no hubiera sido posible sin el apoyo total del gobierno y la gente de Sri Lanka. Con profunda apreciación, al final de la ceremonia, les ofrecí nuestros más preciados tesoros, tres de las reliquias de hueso del Buda. Este conjunto de reliquias son bastante raras. Existen reliquias que no se multiplican, pero estas son de las que sí se multiplican de acuerdo a las circunstancias positivas o la energía. Yo mismo esperaba que el efecto multiplicador sucediera uno o dos años más tarde. Pero una reliquia extra nació el día que las entregamos al Presidente. Creo que esta es una buena señal para el futuro de este país.

Aparte de la cálida hospitalidad que recibimos a través de nuestra caminata de un mes de sur a norte de Sri Lanka, fuimos testigos de la armonía entre las distintas religiones y razas. Cada vez que pasamos por áreas de Musulmanes o Hindús, se nos ofrecía casa, comida, bebida y oraciones. Nadie apareció con caras enojadas cuando cientos de nosotros pasamos caminando por sus pueblos y lugares sagrados. Para ser un país que ha pasado por tres décadas de guerra violenta, me resultó muy difícil creer que la gente pudiera continuar con su vida, sus sonrisas y perdón. Caminamos de sur a norte y no hubiera sido fácil para el gobierno o para la gente el ocultar cualquier cosa negativa que estuviera sucediendo. Fuimos libres para interactuar con todos. Le pregunté a mucha gente por qué podían mantenerse libres de dolor a pesar de lo que habían pasado. La mayoría de ellos le dieron el crédito a los monjes budistas quienes han dado enseñanza sobre el karma, la apreciación, la tolerancia y el perdón. Yo sé que muchos de mis amigos y alumnos tienen dudas en el Dharma, y particularmente sobre el karma, pero todos pudimos ver lo importante que ha sido el Dharma para la gente de Sri Lanka que ha pasado a través de 30 años de guerra. Los padres le han tenido que decir a sus hijos cada mañana antes de irse a trabajar, que tal vez no regresarían, que podrían ser asesinados en ataques terroristas. Le dijeron a sus hijos que tenían que seguir las enseñanzas del Buda y continuar viviendo con amor, paciencia y entendimiento, porque llegaría el momento cuando el karma negativo se extinguiría y la paz reinaría de nuevo. Este es el efecto de poner el Dharma en práctica.

a

b

c

d
MP RohanaKumarDisanayake nos regaló a cada uno una taza como souvenir.

De hecho, nosotros los budistas le debemos mucho tanto a los budistas como a los monjes de Sri Lanka. En India, el lugar de nacimiento del Buda y el Buda Dharma, habíamos perdido casi toda la herencia budista hasta que AnagarikaDharmapala de Sri Lanka vino a restaurar nuestros sitios de peregrinaje. Por tanto, me dio mucho gusto el poderles presentar las reliquias del Buda como un pequeño gesto de apreciación. El Presidente construirá una stupa en un lugar sagrado para guardar las reliquias. En nombre de nuestro linaje, desde el fondo del corazón le agradezco, así como al gobierno y a la gente de Sri Lanka. Para terminar, agradezco al Cuerpo Monástico Central de Bután por mandar a tantos monjes para asistirnos en la ceremonia oficial de entrega.

e

BawaJain, Secretario General de la ONU-Religiones del Mundo para la Paz, Michael, mi alumno y Michelle, mi amiga vinieron a apoyarnos. Gracias.

 

f

 

Una estampilla para conmemorar nuestro Pad Yatra de Paz
g

 

Share

(C) DPPL-Spanish México 2012

joomla template