No teman

1

Todo el mundo parece estar muy ocupado hablando sobre el 21 de diciembre. He estado recibiendo muchas llamadas y correos electrónicos en los cuales me preguntan qué debería prepararse si llegara el fin del mundo el 21 de diciembre. Al principio yo estaba muy confundido, porque era la primera vez que escuchaba algo sobre esta fecha y sobre la predicción del “fin del mundo”.

Supongo que “el fin del mundo” no significa “el fin del samsara”. No creo que samsara termine jamás. Deberíamos organizar una celebración si samsara estuviera cerca del final. Para que el mundo llegue a una destrucción total, nuestro karma negativo colectivo debería estar trabajando junto.

Mis padres y mucha gente han puesto tiendas de campaña afuera, se van a quedar afuera de los edificios porque mucha gente de los monasterios de mi padre le han dicho que hoy en la noche es el día en que se acabará el mundo a las 12 de la noche, pero no informaron específicamente en qué país o en cual región se debería de basar esta media noche. Así es que solo por la diversión, mis padres están ahora en un picnic nocturno. La gente les dijo que los edificios podrían colapsarse hoy, que el mundo se destruiría y que sería mejor estar a la intemperie.

Hoy, por azares del destino yo estoy en un piso 31. Supongo que no tendría a donde correr si el edificio se colapsara. Supongo que tengo que rezar muy fuerte para que mañana por la mañana, yo me despierte sobre los escombros.

Ya sea que el mundo termine o no, realmente esto depende solamente de nosotros. Si nuestra mente está corrompida con pensamientos y motivación negativos, entonces nuestra habla y nuestras acciones se verán corrompidas por la negatividad. Para mi, cuando la mente está llena de negatividad, no existe espacio para la Bodhicitta, no hay espacio para el entendimiento, para el amor y para una vida consciente, entonces yo considero que esto sí es el fin del mundo, por lo menos de mi mundo.

Como quiera que sea, no teman que el fin del mundo esté cerca, pero al mismo tiempo, no caigan en un exceso de comodidad mundana, pensando que viviremos para siempre. En lugar de creer que el fin del mundo está cerca, por que no mejor utilizamos el presente para vivir feliz y plenamente. Como siempre digo, la felicidad vendrá solamente cuando compartas la felicidad. Así es que siempre deberíamos motivarnos unos a otros para participar en actos positivos y mantener nuestro cuerpo, habla y mente en el presente, vivir conscientemente.

Para aquellos, como algunos de mis amigos que creen que ya sea hoy en la noche o el 21 de diciembre es el fin del mundo, traten de completar su práctica o reciten el mantra de Gurú Rimpoché. De todos modos, tenemos que dedicar nuestra vida al avance de nuestro camino espiritual, tal vez este miedo a que el mundo se acabe pronto, no sea tan malo, en términos de motivarnos más para que practiquemos más en los últimos minutos!

(C) DPPL-Spanish México 2012

joomla template