Gyalwa Gotsangpa

22 de Julio de 2008 

 

Cuando Gyalwa Gotsangpa meditó en el nido de un buitre en los altos de los Himalayas, hizo un voto: “Tú, el pájaro, la roca y yo, el hombre, hasta que yo realice la unicidad de los tres, no abandonaré este sitio”. Ciertamente logró la iluminación después de eso.

 

 

Gotsangpa nació en Lhodrak, al sur de Tíbet, en 1189. Mi mamá también viene de ese lugar sagrado. Fue un niño muy especial desde chiquito y aprendía muy rápidamente con un extremado buen corazón. Su mamá no le fue fiel a su papá y, de hecho, fue engendrado por otro hombre.  Pero cuando su mamá se lo quiso llevar con su padre biológico, quien era un hombre rico según ella decía, se rehusó a ir con ella y se quedó con su otro papá. El asunto del “parentesco” ya era uno bien problemático para la gente en esos días, cientos de años atrás. Esto nos enseña cómo son prácticas las enseñanzas del Buda, el tiempo no importa, samsara, los tres venenos, etc., están por doquier, aún si mueves el samsara a otro tiempo, a otro espacio, sigue siendo samsara. 

Un día, Gotsangpa oyó el nombre de su gurú destinado: “Tsangpa Gyare”, aquél que fundó nuestro Linaje del Dragón, de un cantante amigo, y entonces sintió una devoción espontánea que lo llevó a Ralung, uno de nuestros asientos en Tíbet. A su joven edad de 19 años recibió la ordenación de parte de Tsangpa Gyare quien le dio el nombre de “Gonpo Dorje”, así que su nombre completo se convirtió en “Gotsangpa Gonpo Dorje”. Por cierto, a Gotsangpa le gustaba mucho cantar, por eso es que se conectó a través de un cantante.  Esto nos viene a mostrar cuán grandes son las bendiciones de los Bodhisattvas y seres iluminados. Cuando tu mente está lista y tu buen karma pasado madura, vas a conocer a tu gurú, no hay duda sobre esto. Además, a Gotsangpa le encantaba cantar. Cantó alegremente su camino al nirvana, en medio de sus llorosos discípulos.  Esta es la actitud valerosa y alegre de un gran yogui.

No sólo Gotsangpa fue reconocido como la auténtica reencarnación de Jetsun Milarepa, sino que también fue tan respetado como Milarepa porque él era un auténtico yogui errante que practicaba en diferentes lugares, en diferentes cuevas, dejando las huellas de sus pies en todos lados en los Himalayas, practicando el no apego y todas las enseñanzas que su amado gurú le había transmitido.
Cuando Tsangpa Gyare murió, Gotsangpa tomó 12 votos para el resto de sus días como apoyo a su propia práctica espiritual y actividades iluminadas. Todos los votos se relacionaban con el no apego, tomar el sufrimiento de otros, tratar a todos los seres como a su propio gurú, dar gozo a otros, tener compromiso firme para obtener la iluminación, etc. No hubo momento alguno en el que Gotsangpa no hiciera todos los 12 votos. Así fue cómo era de fuerte Gotsangpa. Muchos de nosotros somos muy débiles. Hacemos votos y los rompemos. Nuestros votos son como un impulso para nuestro ego: en vez de hacernos menos egoístas, nuestro ego se infla al contarle a la gente y a nosotros mismos cuántos votos hemos hecho y el número de años que nos hemos pasado en retiros o cuántos retiros hemos hecho. Todo esto se torna en una expresión del estilo. Así no era con nuestros gurús. Gotsangpa estaba de retiro desde el momento en que conoció a su gurú, su objetivo era la iluminación por el bien de los seres sintientes. No estaba buscando ser conocido como “Gyalwa” que quiere decir “El Victorioso” o tratando de poner su nombre en los libros de historia o nada que se le parezca. Era un yogui errante tal que algunas veces pienso que personas como nosotros en estos tiempos degenerados no seríamos capaces de apreciar su forma de vida, su manera de errar o mostrar la naturaleza de la mente. Gotsangpa no tendría trabajo en nuestro mundo, requeriría de brocados, tronos altos y grandes séquitos y monasterios imponentes, de otra manera nadie se sentiría atraído a sus profundas enseñanzas. Algunas veces, mucha gente, especialmente los occidentales, me preguntan cosas como “¿Por qué ustedes deben construir monasterios grandiosos, tronos dorados, usar brocados y tanta gente que sirva de su séquito? Yo creo que la gente como ustedes debe renunciar a todos estos lujos y vivir como un monje en la selva (o un mono en la selva)”. Pues yo no dije nada. A mí me gustaría hacerlo, renunciar a todos estos lujos y vivir en una cueva, todo mundo sabe que el mejor tiempo y más destacado de mi existencia es el tiempo que pasé en diferentes cuevas en Sikkim, Ladakh, Nahaul y Nepal. ¿Pero cuál es el resultado? Al no respetar esta forma de vida de un maestro, no importa si es un gran o pequeño maestro, generalmente las enseñanzas no van a llegar muy lejos y el linaje va a vacilar. Así es que todo lo que tengo que decir es que me atrevería a sugerirle al mismo Gotsangpa que modificara su estilo y don de enseñanza, si me lo encontrara ahora.  

Uno de mis últimos gurús, quien es el más grande maestro de Mahamudra que pude encontrar, Lobpon Gangri, era la auténtica reencarnación de Gotsangpa. Nunca dormía, nunca se quedaba en un solo sitio por mucho tiempo y vagaba en la selva, en el bosque. El pobre únicamente tenía unos pocos estudiantes como yo. Yo hubiera deseado que sus enseñanzas se difundieran a lo largo y a lo ancho. Pero su forma de aproximarse a la naturaleza de la mente pudiera no ser apropiada para el público en general. Así es como somos desafortunados. Los grandes maestros deben tener grandes estudiantes y discípulos para sostener su sustento y su linaje. Yo espero no estarle fallando mientras hago todo lo posible para difundir el Linaje Drukpa, el cual es mi prioridad y así no haya gente que piense que nuestro precioso linaje de grandes yoguis está muriendo y va a desaparecer. Yo mantengo la renuncia interna todo el tiempo, como una forma de mantener como sea posible las enseñanzas de mis gurús frescas y tan puras y sin contaminar y cualesquiera bendiciones y enseñanzas que haya recibido de mis gurús, para que lo que sea que les esté dando a todos ustedes sea igual a como yo lo recibí. Esto es uno de mis muchos objetivos.  

Gyalwa Gotsangpa nunca se quedó en el mismo sitio dos veces, así fue cómo practicó el no apego. Estaba muy conectado a la práctica de Chakrasamvara, ya que Tsangpa Gyare mismo era una verdadera emanación de Chakrasamvara. Así que Gotsangpa viajó a muchos lugares sagrados y también descubrió muchos sitios santos relacionados con Chakrasamvara. Todos nosotros, los peregrinos futuros de la montaña Kailash, debieran estar muy agradecidos con Gotsangpa, puesto que él fue la persona principal que trazó el rumbo del trayecto kora para los peregrinos, antes que cualquiera hiciera kora a su manera. Pero después que Gotsangpa la visitó, identificó una ruta muy linda para que en cada punto hubiera una marca sagrada para que nosotros le rindamos homenaje y cada marca o cueva que Gotsangpa descubrió tiene una pequeña gompa construida.   Todas estas gompas en Kailash están bajo uno de mis colegas, S. E. Chogdra Rimpoché, quien actualmente vive en Dingpoche, Tíbet. Espero y ruego él sea capaz de mantener estas gompas en nuestro linaje para que todos sean capaces de recordar los grandes actos de Gotsangpa y reciban bendiciones de su mente iluminada cuando visitemos estos sitios santos, lo cual nos dará un tremendo aliciente en nuestro camino espiritual.

Gotsangpa pasó 4 años en la montaña Kailash y dejó muchas de las huellas de sus manos y de sus pies y toda clase de huellas ahí, especialmente en Drira Phug, la cueva donde Gotsangpa dejó la huella de su sombrero. Dijo que cualesquiera seres que vinieran a esta cueva renacerían en reinos superiores. Le puso el nombre de una hembra de yak a esta cueva, que se dice “Dri” en tibetano, quien él creía era una emanación de la dakini Cara de León, mandada por su gurú para guiarlo en el kora. La Dri desapareció abajo de la actual cueva, tras dejar las huellas de sus pies en una roca cercana a la cueva y huellas de su cuerno en la cueva, así que el nombre completo de Drira Phug, el cual es Dri Thim Drira Phug, significa “la cueva donde la Drong desapareció y dejó la huella de su cuerno”.

Gotsangpa también viajó tan lejos como hasta Keylang en Lahaul, la cueva Gotsang en Ladakh (que queda arriba del monasterio de Hemis), Tsari en Tíbet (un sitio sagrado de Chakrasamvara descubierto por Tsangpa Gyare) y muchos otros lugares en los Himalayas. Murió en 1258 a la edad de 70.
Los seguidores de Gotsangpa se conocieron como Tod-Druk o los Drukpas Superiores. A petición de muchos seguidores, los monjes y monjas de los Tod-Druk que están perdidos en muchas partes de los Himalayas, he tomado la responsabilidad personal de desarrollar un centro de entrenamiento monástico para practicantes hombres y mujeres, instituto educativo y un centro comunitario para restaurar el Linaje Tod-Druk, como parte de nuestra Orden del Dragón, en Sikkim. Mi padrino Félix y su esposa Shirly han ofrecido amablemente compartir esta pesada responsabilidad conmigo. Les quiero agradecer esto. Siendo lo que soy, debo trabajar muy duro para restaurar muchas piezas históricas y patrimonios, ambos, espiritual y físico, de nuestros más de 800 años de legado y responsabilidad. Me conmueve saber que mucha gente, mis amigos y estudiantes, muchas veces se ofrecen a compartir esta responsabilidad conmigo, con una dirección fija. Mi deseo es que nuestro linaje continúe viviendo por tanto tiempo como el espacio se extienda, por tanto tiempo como seamos capaces de beneficiar a los innumerables seres con las bendiciones, amor, sabiduría y compasión puros y sin contaminar de nuestro linaje y sus antepasados.

Bueno, no sé si su buen karma madurará para nuestra visita a la montaña Kailash el año que entra, pero oro y espero se unan a mí en esta oración de anhelo, también.
Hay muchas cosas qué contarles sobre Gotsangpa, nada más quise darles una breve introducción y después de tres años, creo yo, la Venerable Jinba, una de las discípulas del difunto Khamtrul Rimpoché, quien es un gran héroe de nuestro linaje, será capaz de mostrarnos a todos la traducción completa de la biografía de Gotsangpa. Creo que todos nosotros, seguidores del Linaje del Dragón, debemos estar ayudándola a lograr esto.

Se está haciendo tarde. Voy a dar algunas enseñanzas. Cuando regrese, quiero compartir algunas noticias maravillosas con ustedes.

(C) DPPL-Spanish México 2012

joomla template